Motivos para confiar, más allá del resultado (28-6)

En una mañana fría, muy fría, los muchos asistentes que se congregaron en San Jerónimo entraron en calor, en todas y cada una de las apasionantes jugadas que se vivieron en el derby sevillano “Linces-Devils”. Los Linces perdieron, por 28-6, pero el partido fue más igualado de lo que el marcador refleja y dejó mucho de positivo, en el ánimo de los jugadores y aficionados del equipo felino.

Prueba de ello el resultado al descanso (7-6) con todo por decidir en una segunda parte donde la mayor experiencia del conjunto aljarafeño, y algunos errores de concentración, propias de un equipo con muchos rookies, por parte de Linces, fue determinante en el devenir del encuentro.

El primer cuarto arrancó de manera eléctrica, para los intereses de Blue Devils, que se ponían delante en el marcador, tras una buena carrera de Víctor Sánchez (#8), que rompía varios placajes para llegar a la zona de anotación (7-0, tras la conversión del punto extra).

Tras un dominio aplastante de ambas defensas, durante el primer y segundo cuarto, y cuando parecía que todo quedaría así hasta llegar al descanso, el QB de Linces Jonathan Luehmann (#7) empezó a conectar pases con sus receptores y a convertir primeros downs en un drive muy largo. A falta de 3 minutos, para el final de la primera parte, a raíz de una falta por interferencia defensiva sobre Emilio Moruno (#93), y tras la conversión de un 3º y 6 yardas que Antonio Garrido (#2) conseguía convertir, a pase de Luehmann, llegaría el TD de Linces, con un nuevo pase del quarterback sobre Omar Mbaye (#25), cuando sólo restaban segundos en el electrónico. La jugada extra no pudo materializarse, con lo que se llegó con un ajustado 7-6 al descanso, ante la sorpresa de propios y extraños por el gran partido que estaban presenciando.

El tercer cuarto empezó, tal y como acabó la primera parte, con las defensas dominando a los ataques. Cuando parecía que Linces conseguiría, una vez más, parar a la ofensiva de Devils, una serie de faltas, lastró a los visitantes, convirtiendo en Primeros Downs hasta 3 series de ataque del equipo aljarafeño. Fue, en ese catastrófico drive donde, en una jugada desafortunada de la cobertura de Linces, el QB de los Devils, Manuel Ramírez (#12) consiguió contactar con José Luis Pérez (#81), que puso un nuevo TD en el marcador (13-6). Blue Devils consiguió jugada extra de 2 puntos, por medio de José Luis Muñoz (#1) y con 15-6, Linces quedaba a 2 anotaciones de sus rivales.

En ese momento, los nervios se hicieron presa del joven conjunto sevillano, que tras varios errores de concentración, dejaron el camino libre para que Víctor Sánchez (#8) consiguiera dos nuevas anotaciones para Devils y pusiera el definito 28-6 en el electrónico.

Con todo, el debut de Sevilla Linces esta temporada resultó muy ilusionante. El QB del equipo sevillano (J. Luehmann, #7) consiguió conectar pases con hasta 6 receptores distintos, los Runningbacks Jairo Camacho (#1) y Raúl (#40) siempre daban la impresión de quedarse a punto de romper un placaje y recorrer el campo entero, con su velocidad y potencia. Además, la defensa sevillana, dirigida por el mexicano Jonathan Mendez DC y comandadas por los Linebackers Omar Mbaye (#25) y Emilio Moruno (#93), con unos líneas defensivos muy contundentes (Repiso, Ansano Ramacciotti y Víctor), y apoyadas en coberturas por una muy correcta secundaria, parece ser el punto fuerte de unos renovados Linces.

Resultado aparte, los Sevilla Linces han ganado el apoyo de aficionados, y rivales; a partir de ahora, sólo queda mejorar. ¿Qué mejor manera de empezar una temporada?

Anuncios